Bethlehem, Palestina-La Fundación Ecuménica Cristiana de Tierra Santa (HCEF) dio la bienvenida a su séptima delegación anual Know Thy Heritage (KTH) a Jordania el jueves 6 de julio. Cada año, una delegación de 25 a 30 palestinos de la diáspora de todo el mundo participa en el Programa de Conocimiento de HCEF para Conocer Tu Patrimonio (KTH) para «Explorar y vivir Palestina», donde fortalecen su conocimiento de su identidad, cultura, así como para aprender más sobre el contexto económico, político y social de Palestina.

La delegación representa cuatro continentes y siete países, reflejando diversas profesiones de especial importancia para el desarrollo de Palestina, tales como negocios, finanzas, derecho, medicina, comunicaciones, educación y más. Como parte del programa de liderazgo de HCEF Know Your Heritage (KTH) para «Explorar y vivir Palestina», los palestinos de la diáspora de todo el mundo se embarcan en un viaje de dos semanas para fortalecer su conocimiento de su identidad, cultura, historia y tradiciones palestinas. Aprender más sobre el contexto económico, político y social de Palestina.

¡El viaje comienza!

El viernes 7 de julio, jóvenes palestinos de 7 países y 4 continentes se reunieron en Ammán, Jordania, antes de embarcarse en su viaje a su tierra natal. Sir Rateb Rabie, que ha liderado el viaje durante 7 años, dio la bienvenida a la delegación durante una orientación de la mañana. Siguiendo la orientación, los delegados se reunieron para un taller con el jefe del Instituto Internacional de Palestina, Dr. Asad Abdul Rahman, quien discutió las condiciones de los palestinos que viven bajo ocupación.

La delegación fue recibida por el Centro Católico para Estudios y Medios de Comunicación en Na’our Parish donde se reunieron con jóvenes de varias organizaciones jordanas. Fr. Rifaat Bader, Directora del Centro Católico de Estudios y Medios de Comunicación, moderó una discusión entre la Delegación y la juventud jordana, y reflexionó sobre cómo pueden trabajar juntos para lograr el cambio en sus comunidades. La reunión terminó en una cena con cocina tradicional jordana, música y dabkeh.

A pesar de haber estado en manos de la seguridad israelí durante 6 horas en la frontera de Jordania y Palestina, la delegación llegó a Belén el 8 de julio con energía, entusiasmo y afán por conectar con sus compañeros palestinos. Para muchos de ellos, esto marcó la primera vez que habían pisado tierra palestina.

Encontrando la esperanza en la ciudad más antigua de la Tierra

El domingo, 9 de julio, KTH inició oficialmente su primer día completo en Palestina con una visita a Jericó, Belén y el Mar Muerto. El día fue una mezcla de visitar  sitios históricos, y apreciar la increíble diversidad de su patrimonio palestino. El viaje comenzó en Jericó, donde la delegación visitó una excavación arqueológica que atestigua la posición de Jericó como la ciudad más antigua de la tierra. Cerca, visitaron el lugar del bautismo de Jesús en el río Jordán, donde Juan el Bautista profetizó y realizo la mayor parte de su ministerio. Más tarde, viajaron hasta el punto final del río Jordán, donde nadaron en el punto más bajo de la tierra: el Mar Muerto!

Por la tarde, la delegación regresó a Belén, donde se sumergieron en la historia del nacimiento de Jesús, visitando los Campos de los Pastores (donde un ángel apareció a los pastores anunciando el nacimiento de Jesús), Star Street (el camino que María y José tomaron cuando entraron por primera vez en Belén), la Iglesia de la Natividad (donde nació Jesús) y la Gruta de la Leche (donde María se refugió de los soldados de Herodes). La Delegación también visitó la Mezquita de Omar, donde tuvieron la oportunidad de orar y hablar con el Imam, quien ofreció palabras de bienvenida y aliento.

«Sentíamos que hoy era un día increíble. Nos sentimos más profundamente conectados entre nosotros, con la historia de Palestina y con los compañeros palestinos. Cuando compramos jugo de naranja a los vendedores de la calle, cuando regateamos los productos de Belén, cuando nos comunicamos con los niños vendiendo bocadillos, nos sentíamos como pertenecientes a la tierra Palestina. Muchos de nosotros lloramos al salir del Puente Malik Hussein [cuando cruzamos por primera vez a Palestina], estábamos tan felices de estar aquí. Esta sensación sólo ha crecido hoy y estamos emocionados de ver dónde nos lleva el viaje. «-Sara, delegado de KTH, Estados Unidos.

Explorando el patrimonio y la cultura de Belén

En su segundo día completo en Palestina, la Delegación del KTH exploró una de las ciudades más famosas del mundo: Belén. Aunque Belén es ampliamente reconocida como el lugar de nacimiento del cristianismo, muchas personas no saben que Belén se encuentra a sólo 7 millas de Jerusalén, separados sólo por la muralla de anexión de Israel. Nuestra Delegación KTH pasó la mayor parte del día aprendiendo sobre lo que significa el muro para los habitantes locales de Belén. El día comenzó con una visita a un taller de artesanía de olivo, donde los delegados aprendieron sobre el arte centenario de la madera de olivo y la elaboración de nácar y escucharon de los artesanos cómo la ocupación afecta sus medios de subsistencia. La visita fue organizada por la Holy Land Handicraft Cooperative Society (HLHCS), que trabaja en nombre de artesanos locales para asegurar que esta tradición palestina única continúe en el futuro.

Posteriormente, la Delegación KTH se unió a la Sociedad de San Yves en una gira educativa de Belén, aprendiendo sobre la confiscación de tierras y escuchando de los terratenientes locales sobre sus experiencias luchando por sus derechos. La Delegación se enteró del caso Cremisan, que recientemente se decidió a favor de Israel, lo que provocó que decenas de familias palestinas perdieran o tuvieran acceso restringido a sus tierras. La Delegación realizó una visita educativa al Campo de Refugiados de Aida, situado justo al lado del muro de separación. Dirigida por los líderes del Aida Camp, la Delegación aprendió acerca de las luchas diarias de la comunidad. Durante su visita, los delegados tuvieron la oportunidad de pintar en la pared mensajes de solidaridad. Aunque los soldados israelíes se acercaron al grupo en un intento de intimidarlos, se mantuvieron firmes, afirmando que tenían el derecho de estar allí y cantar «Palestina libre». Fue un momento de inspiración para los delegados que fueron alentados por su valor.

«Me enfadó saber todo esto. Los israelíes tienen un mundo asombroso, mientras nos están dando problemas a los palestinos cada día. Los israelíes tienen caminos bien desarrollados y pavimentados, mientras que los palestinos tienen poco o nada para conducir … Antes de venir en este viaje supe que la situación aquí era mala pero nunca supe que era tan malo. Al mismo tiempo, me sentí fortalecida por la información. Todos estamos aquí para hacer un futuro mejor para Palestina. La delegación del KTH de 2017 no permitirá que Israel gane. Haremos una diferencia; Puede que no sea hoy o mañana, pero definitivamente en un futuro próximo. «-Layla, delegado de KTH, Estados Unidos

Explorando la Ciudad Vieja de Jerusalén

En su tercer día en Palestina, los delegados visitaron la mundialmente conocida ciudad de Jerusalén, considerada tierra sagrada para los palestinos cristianos y musulmanes. Ellos comenzaron su día visitando Al Aqsa y la Cúpula de la Roca, el lugar de la ascensión del Profeta Mahoma al Cielo, tomando tiempo para orar en sus salas inmaculadas y hermosamente decoradas. Más tarde, también tuvieron la oportunidad de orar en la Iglesia del Santo Sepulcro, donde Jesús fue crucificado, sepultado y resucitado.

Además de visitar los Lugares Santos, los delegados hicieron un recorrido por la Ciudad Vieja de Jerusalén organizada por PalVision, una organización sin fines de lucro enfocada en el bienestar de la comunidad palestina de la ciudad. Los delegados se enteraron de las dificultades que enfrentan los palestinos que viven en Jerusalén y de cómo involucrarse en apoyar cambios significativos. Los delegados también visitaron el Centro Cultural Yabous, una organización sin fines de lucro dedicada a revivir la vida cultural en Jerusalén y restaurar un ambiente que refleje su importancia histórica, religiosa, política y cultural Árabe allí, la delegación escuchó sobre cómo los palestinos de Jerusalén Oriental están trabajando para preservar el carácter palestino de su ciudad.

Wen? ¡Un Ramallah! (¿A dónde vas,  a Ramallah?)

La delegación del KTH pasó su cuarto día en Ramallah, una ciudad muy diferente a la que habían visitado antes. Su primera parada fue la tumba de Yasser Arafat para rendir homenaje al gran líder de la OLP. Aunque muchas cosas han cambiado desde su muerte, sigue siendo muy respetado y amado por el pueblo palestino. Después, los delegados visitaron el Museo Mahmoud Darwish, donde se enteraron de la vida y obra del poeta nacional de Palestina, Mahmoud Darwish. Darwish nació durante la Nakba y vivió la totalidad de su vida bajo el gobierno militar israelí o en el exilio. Un símbolo de la lucha de Palestina por la libertad, sus poemas son conocidos por el corazón por millones a través de Palestina y Oriente Medio. Los delegados tuvieron el honor de aprender más sobre su vida y de leer su poesía.

 

Su próxima parada fue reunirse con la Dra. Hanan Ashrawi, destacada legisladora palestina, activista y académico. Durante su reunión, la Dra. Ashrawi contó a las Delegadas su trabajo, respondiendo a sus numerosas preguntas sobre la unificación, sobre las dificultades que enfrentaba Palestina, sobre las relaciones entre partidos políticos en competencia y sobre la importancia del activismo de la Diáspora en Occidente. Ella ofreció una perspectiva fuerte que impactó grandemente las opiniones de los delegados de Palestina y qué podían hacer para ayudar.

Por la tarde, los delegados visitaron un centro juvenil llamado Sareyyet Ramallah, el hogar de la primera tropa Scout en Ramallah. Fue una emotiva oportunidad para ver a los jóvenes de Palestina en acción, creando alegría para sí mismos a pesar de las limitaciones impuestas por la ocupación. Con ofertas que incluyen baloncesto, natación, dabke y programas de liderazgo, Sareyyet Ramallah es realmente un lugar para niños y jóvenes para aprender, jugar y disfrutar de la vida. Posteriormente, los Delegados visitaron la sede del Banco de Palestina para conocer los numerosos servicios que ofrecen, tanto financieros como culturales. El Banco de Palestina alentó a los delegados a permanecer involucrados en su patria, señalando que como diáspora palestina, tienen un papel importante que desempeñar en el crecimiento y desarrollo financiero de Palestina.

A última hora de la tarde, los delegados tuvieron una lección de dabke de grupo, donde aprendieron sobre el famoso baile tradicional de Palestina. El grupo El Funoun, una de las mejores y más activas compañías de danza en Palestina, acogió a los Delegados para esta lección inolvidable. Aunque los delegados trabajaron un sudor, fue sin duda un punto culminante del viaje!

Los delegados terminaron su jornada en el 7º Festival Anual de Rosanna en la pequeña localidad de Birzeit, a las afueras de Ramallah. Allí, experimentaron una recreación de una zaffe (fiesta de henna) y una boda tradicional palestina. Los niños realizaban poesía, y los delegados asistían a los numerosos puestos de fiesta y cabinas que ofrecían comida tradicional y artesanía.

Aunque los Delegados estaban agotados al final de la jornada, fue un día fantástico. Ellos expresaron sentirse profundamente conectados con su cultura, así como alentados a encontrarse con los líderes del pasado y el presente de Palestina. Sin embargo, el evento más impactante del día aún estaba por llegar. 

En el camino a Bethlehem, los delegados fueron detenidos en un puesto de control donde soldados de las FDI subieron a su autobús y les ordenaron que mostraran sus pasaportes. Su guía, que es palestino de Belén, fue sacado del autobús para un mayor escrutinio. Después de algunas negociaciones, se le permitió volver a embarcarse el autobús, siempre y cuando el grupo viajara por  carreteras palestinas. Estos caminos son ventosos y mucho más lentos que los caminos israelíes que habían estado usando. Los delegados se sorprendieron por la ocurrencia, dándose cuenta de que estaban protegidos por sus pasaportes occidentales. La experiencia cimentó la ocupación para ellos, y es algo que no olvidará pronto.

«La injusticia y la absoluta arbitrariedad del incidente del autobús estuvo en marcado contraste con las experiencias positivas del día. Siento que cada día estamos más cerca de comprender tanto la alegría como el dolor de ser palestino en Palestina. «- Sara, Delegada de KTH, Estados Unidos.

Visita a Hebrón: una tensión frágil entre la incertidumbre y la esperanza

El quinto día completo de su viaje, la Delegación KTH visitó Hebrón. Caminando por las calles de esta importante ciudad palestina, los delegados expresaron sentirse bombardeados por la pesadez de la vida allí. El duro ambiente de esta turbulenta ciudad llevó a casa para ellos la inaceptable realidad que sus compañeros palestinos atraviesan todos los días.

Mientras recorrían las tiendas de la vieja ciudad de Hebrón, los delegados sintieron la desesperación de la gente por la manera en que empujaron sus mercancías sobre el grupo. En un lugar casi totalmente cerrado por el asentamiento israelí circundante, estos dueños de tiendas confían en la pequeña cadena de turistas lo suficientemente valientes como para atravesar las calles virtualmente vacías de la Ciudad Vieja. Los delegados quedaron asombrados por las historias que escucharon en Hebrón, muchos de los asesinatos extrajudiciales de palestinos por soldados israelíes que se han vuelto tan comunes en la región.

Mientras que en Hebrón, los delegados entraron en la mezquita de Ibrahimi, conociendo las tumbas de los patriarcas. Después, la Gobernación de Hebrón recibió a los Delegados para el almuerzo, durante el cual escucharon de funcionarios del gobierno sobre los desafíos y oportunidades de la ciudad. Su jornada terminó con un discurso del Presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Hebrón, que reveló las muchas complejidades de los mercados, las exportaciones y los centros de producción palestinos.

«Hebrón era un capítulo muy distinto en este libro. Por un lado, pudimos ver el potencial y la capacidad de crecimiento, y por otro, un intento completo de disminuir el espíritu de un pueblo oprimido con cercas, puertas y ametralladoras. Al final del día, nos quedamos con una frágil tensión entre la incertidumbre y la esperanza. «- Richard, Delegado de KTH, Honduras

Fomento de la solidaridad en la VI Conferencia Anual de la Diáspora Palestina

En el sexto día de su viaje, la Delegación KTH asistió a la 6ª Conferencia Anual de la Diáspora Palestina de KTH, organizada en asociación con la Universidad de Belén. Durante la conferencia, los Delegados de KTH se reunieron con los Embajadores Estudiantiles de la Universidad de Belén, aprendiendo acerca de los desafíos que enfrentan los jóvenes palestinos y compartiendo sobre sus propias experiencias personales regresando a casa. En la sesión de la mañana, los delegados de KTH fueron recibidos por el Sr. Rateb Rabie, Presidente / CEO de la Fundación Ecuménica de Tierra Santa (HCEF) y Fundador de KTH, por el Dr. Michael Sansour, Vicepresidente Ejecutivo de la Universidad de Bethlehem y por Mr. Kamel Husseini, Jefe de Asuntos Internacionales e Inversores del Banco de Palestina. A lo largo de la mañana, los delegados escucharon a expertos de Geopolítica, Economía e Industria Turística de Palestina, entre ellos invitados notables como el Dr. Jad Isaac, Director General del Instituto de Investigación Aplicada de Jerusalén (ARIJ), Raed Saadeh, Gerente del Hotel Jerusalén, y el Sr. Kamel Husseini del Banco de Palestina.

Durante la sesión de la tarde, los delegados participaron en una mesa redonda centrada en la importancia del regreso al hogar del grupo dirigido por el Dr. Saliba Sarsar, nativo de Jerusalén y profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Monmouth y Presidente del Comité de Investigación y Publicaciones de HCEF. El Dr. Sarsar cerró la mesa redonda haciendo hincapié en que «el liderazgo no es sólo estar al frente de la mesa volviendo a Palestina, eligiendo aprender sobre su tierra y su herencia, está ejerciendo liderazgo». Después de la mesa redonda, los delegados de KTH Se reunieron en pequeños grupos con los Estudiantes Embajadores para organizarse para la acción colectiva. Ellos desarrollaron una resolución que servirá de guía para que su trabajo colaborativo avance. En general el día fue educativo e inspirador, uniendo a Palestina en espíritu y causa.

«Siendo capaz de ver de primera mano cómo viven los palestinos, veo que la situación aquí es realmente difícil. Espero que podamos mejorar la situación … trabajando juntos, un paso a la vez, podemos recuperar la tierra de Palestina y ayudar a ganar más derechos para los palestinos «- Layla, Delegada de KTH, Estados Unidos

El hogar es donde está el corazón

En el séptimo día de su viaje, la Delegación del KTH se embarcó en una muy esperada tradición KTH: Family Day! En el Día de la Familia, los delegados pasan el día entero con las familias locales, aprendiendo acerca de sus vidas, historias personales y comunidades. Para muchos de los delegados, el Día de la Familia fue una oportunidad para reconectarse con la familia, reunirse con familiares que nunca antes habían visto en persona. Otros fueron capaces de probar la hospitalidad palestina de renombre, organizada por familias de corazón cálido ansiosas por aprender acerca de sus hermanos y hermanas palestinos que viven en la diáspora. Los delegados fueron recibidos en casa por familias en Belén, Beit Sahour, Beit Jala, Campamento de Refugiados de Aida, Ramallah, Burin, Beit Hanina y Der Dibwan. Los delegados pasaron el día cocinando con sus familias, recorriendo la ciudad y aprendiendo sobre las vidas locales bajo la ocupación israelí.

«Fue un día muy emotivo para muchos de nosotros, ya que fue un momento en el que nos sentimos profundamente bienvenidos por los palestinos en nuestra patria. Jugamos con sus hijos, comimos su comida, y ayudamos a hacer platos después. A medida que nuestro viaje avanza hacia el final, nos sentimos más a gusto que nunca. «- Sara, delegada de KTH, Estados Unidos

Agua viva de Nablus

El octavo día de su viaje, la Delegación del KTH visitó Nablus. Su primera parada fue a la región samaritana, donde los delegados se enteraron de los esfuerzos de los samaritanos para preservar su comunidad reducida, que ha existido allí durante más de 2.500 años. Con aproximadamente 300 miembros que viven en el monte. Gerizim, la comunidad sigue viviendo bajo ocupación militar cerca de un asentamiento israelí. Posteriormente, los delegados visitaron varios lugares religiosos, entre ellos, Jacobs, la ubicación del encuentro de Jesús con la mujer samaritana. Allí, los delegados tuvieron la oportunidad de beber del «agua viva», así como probar las profundidades del pozo de 40 metros. Los delegados visitaron más tarde la Ciudad Vieja de Nablus, adquiriendo la historia local y visitando sitios importantes para la cultura local y la vida social. Posteriormente, la gobernación de Nablus recibió a los delegados para el almuerzo donde se reunieron con jóvenes locales y se les animó a mantener su pasión y la creatividad ardiente como continúan en sus diferentes caminos de vida. Su día terminó con un sabor del famoso postre de Nablus, Kannafeh.

Testigo de la Resiliencia del Norte

La delegación del KTH pasó el lunes y el martes en la región norte de Palestina, llamada Al-Galeel, o Galilea. Comenzaron su visita en Haifa, una hermosa ciudad que abraza la costa mediterránea. Aunque Haifa es una ciudad anteriormente palestina, ahora se mezcla, por lo que es una interesante oportunidad para aprender sobre cómo Palestina ha cambiado a lo largo de los años. Mientras estuvo allí, la Delegación recorrió los Jardines Baha’i, un lugar sagrado para los seguidores de la fe bahaí, y visitó el Monasterio de Stella Maris, ofreciéndoles la oportunidad de experimentar las diversas creencias que llaman Palestina su casa.

Después, el grupo viajó a Akka, la «ciudadela en el mar», que les ayudó a echar un vistazo a la antigua Palestina. En la Ciudad Vieja de Akka, la Delegación visitó el mercado local y la Mezquita de Al Jizar, que ha vigilado Akka durante siglos. Más tarde, la Delegación visitó pequeñas aldeas palestinas (Kfar Yasif e Iqrit), reuniéndose con sus líderes comunitarios y aprendiendo acerca de sus historias y desafíos particulares.

En su segundo día en el Norte, la Delegación visitó Nazaret y Jaffa. Recorrieron la ciudad vieja en ambos, viendo mercados y hablando con los palestinos allí. Pronto aprendieron que los palestinos que viven en el Norte se enfrentan a obstáculos diferentes que sus contrapartes que viven en Cisjordania. En lugar de la ocupación militar, la gente del Norte debe lidiar con la siempre presente amenaza de asimilación. Sin embargo, los palestinos que viven en Israel han podido hasta ahora mantener viva su cultura. Una experiencia especialmente impactante fue cuando los delegados escucharon una gira de derechos de nacimiento israelí, en la que el guía le decía a su grupo que Yaffa no era más que arena antes de que los sionistas construyeran Tel Aviv. Aunque la Delegación estaba consternada al ver de primera mano el intento de Israel de borrar la cultura palestina, se sintieron alentadas por la resistencia de la comunidad palestina.

«La Presencia es Resistencia»

El miércoles 19 de julio, después de un viaje relámpago de dos semanas, la delegación de KTH 2017 se despidió de Palestina. Los delegados comenzaron su jornada en la Iniciativa Conjunta de Abogacía en Beit Sahour, una iniciativa que busca concientizar sobre los retos de los agricultores palestinos a través de su Campaña de Olivo que planta, nutre y cosecha olivares. Durante su programa matutino, los delegados se enteraron de las realidades de la confiscación de tierras y los ataques de asentamiento, escuchando a los agricultores palestinos en la aldea de Al-Walaja sobre cómo sus olivares se ven afectados por la ocupación. Como parte de su recorrido educativo, los delegados también visitaron el olivo de Al Badawi, considerado el olivo más antiguo del mundo, que data de 5.500 años, y juntos plantaron tres olivos para simbolizar su compromiso de nutrir a Palestina.

Más tarde en el día, los delegados viajaron a un campamento beduino en Al-Rashayde, situado en el desierto entre Palestina y Jordania. Después de una corta parada para admirar la majestuosa vista del Mar Muerto desde las dunas de arena del desierto, los delegados se retiraron a la tienda donde escucharon del jeque local y otros miembros de la comunidad beduinos acerca de las luchas particulares de su comunidad. Por la noche, los delegados participaron en la cultura beduina local, incluyendo la danza tradicional, la música, la barbacoa palestina y, por supuesto, su hospitalidad generosa y amorosa.

«El viaje de KTH ha sido la experiencia más influyente de mi vida.» – Mohammed, Delegado de KTH, Estados Unidos


Aunque nuestra Delegación del KTH 2017 para «Explorar y Vivir» Palestina ha terminado, el verdadero viaje acaba de comenzar. KTH está ansioso por ver lo que hará la Delegación de 2017 con su recién descubierto conocimiento y compromiso.

Para el álbum completo de la Delegación KTH 2017, haga clic aquí.